“La Contrología es una coordinación completa del cuerpo, la mente y el espíritu”
(Joseph Pilates)

Uno de los principios fundamentales del método Pilates es la CONCENTRACIÓN
Es el puente entre la consciencia y el movimiento
Debemos observar atentamente cada movimiento que realizamos, percibiendo los matices y sensaciones más sutiles y siendo plenamente conscientes de cada parte de nuestro cuerpo.
Simplemente concentrándonos en un músculo concreto antes de la acción puede hacer trabajar con mayor precisión e intensidad que si no se piensa en ello. Concentrándonos sobre la alineación de nuestro cuerpo, nos ayudará a reclutar la musculatura adecuada y evitar sobrecargar el cuerpo.
Concentrarnos sobre la respiración nos ayudará a mantener un buen ritmo de movimiento y mantener la mente cerrada, siempre teniendo en cuenta que una concentración intensa se puede transformar en tensión, lo que desencadenaría una tensión muscular, respiración limitada y movimiento entrecortado en vez de fluido. La concentración combinada con la consciencia, promete un movimiento preciso y aporta al trabajo una cualidad meditativa. Esto nos asegura un enfoque profundo del trabajo y ejecutar el movimiento conforme a nuestra máxima habilidad y cosechando los beneficios de Pilates.

Para que sea más rápido el entendimiento del trabajo propuesto y lograr una paulatina conexión mente-cuerpo, el practicante debe concentrarse y centrarse en el trabajo propuesto durante la clase. El cerebro ordena a los músculos que realicen determinada acción y seguramente en la primera etapa del trabajo con Pilates, el cuerpo no responde como el practicante quisiera.

Es cuestión de tiempo y de práctica para lograr mejorar la propiocepción del alumno (lograr saber dónde nos encontramos desde el punto de vista espacial y que estamos trabajando con cada parte de nuestro cuerpo), para así poder conseguir una mayor conciencia de nuestro propio cuerpo.

El principal objetivo es concentrarse en sentir cómo están trabajando los músculos (conciencia corporal). De esta manera, el sistema nervioso comenzará a seleccionar la combinación correcta de músculos para realizar un movimiento determinado (mejora de la coordinación intermuscular). El sistema neuromuscular es altamente beneficiado por la práctica del Método Pilates.
La concentración, junto con el resto de principios de Pilates (respiración, centro, fluidez, control y precisión) nos ayudará a reducir el estrés, incluso a combatir los dolores de origen psicosomático, a parte de su ya conocida eficacia en otras problemáticas del sistema musculoesquelético y reeducación postural.